¿Podría ser Madrid el próximo Miami? En Feria Arco, ventas lentas pero grandes sueños

Los expositores y coleccionistas defienden el papel del evento como puente entre los mercados del arte de Europa y América Latina.

ArtePunta por Vivienne Chow
reyes-inauguracion-arcomadrid-2023


Arco Madrid, considerada la feria de arte líder en el mundo de habla hispana, ha regresado para su 43ª edición esta semana en la capital de España. Las ventas han sido lentas pero constantes durante las dos primeras jornadas profesionales, el miércoles y el jueves, según expositores y expertos del sector en IFEMA Madrid, pero eso no ha disuadido a algunos de proponer que la ciudad podría desempeñar un papel aún más ambicioso en el mercado internacional. mercado del arte.

¿Será Madrid el próximo Miami?

A juzgar por su escala y el número de eventos VIP que lo acompañan, Arco Madrid es mucho más modesto que Art Basel Miami Beach. Sin embargo, con un número cada vez mayor de coleccionistas latinoamericanos adinerados que hacen de la ciudad su hogar aquí , gracias a un esquema de visas para inversionistas , puede que no sea una exageración comparar los dos. Algunos han informado que han elegido Madrid en lugar de Miami, y los precios de sus propiedades inmobiliarias han ido en aumento.


Para los marchantes de arte, Madrid ciertamente tiene su encanto. Por ejemplo, Jocelyn Wolff, de la galería homónima de París, votó por la ciudad y su feria insignia, saltándose las ferias de Miami el año pasado a favor de Arco.

“Hice [Art Basel Miami Beach] casi 15 años seguidos y lo dejé porque sentí que era demasiado caro”, dijo Wolff, quien ha traído a Arco material de una variedad de artistas de galería de América Latina y Europa, como Francisco Tropa de Lisboa. Las obras tuvieron un precio de entre 9.500 y 180.000 euros (entre 10.400 y 197.000 dólares).

Wolff informó sobre algunas ventas el día de la inauguración, pero admitió que no son comparables a las que podrían haber tenido anteriormente en otras ferias. "En realidad no es una feria de ventas", dijo. “Es más bien una feria de contactos. Es un espectro [de clientes] muy específico, una buena feria para trabajar esta relación entre Europa y América Latina”. En Madrid tiene más posibilidades de conocer coleccionistas que se toman en serio el arte que en Miami, y "es mucho más interesante pasar una semana en Madrid", añadió.


Victoria Gelfand-Magalhaes, socia senior para Europa de Lévy Gorvy Dayan, dijo que una razón clave por la que la galería participa es el creciente número de clientes latinoamericanos que tiene en Madrid desde lugares como Venezuela, Brasil y Colombia. La galería ha traído obras de artistas con conexiones con América Latina, como el patrimonio de Gego, la artista germano-venezolana. "Es una feria lenta, pero la gente que hemos conocido aquí es más seria", dijo. “No es como Miami. Se siente como si hubiera un Renacimiento español”.

Este año, la feria cuenta con un total de 205 galerías de 36 países, casi las mismas que las 211 del año pasado. Más del 35 por ciento, o 73, de los expositores son españoles y 38 son de América Latina. Un total de 171 galerías aparecen en el sector principal de la feria, mientras que un sector curado, “La costa, la marea, la corriente: un Caribe oceánico”, presenta 19 con vínculos con el Caribe. Un área para jóvenes galerías internacionales cuenta con 15 participantes, una sección denominada “Nunca lo mismo: Arte Latinoamericano” tiene 12 y 28 artistas están realizando “Proyectos Artísticos” especiales, a través de 32 galerías. (Algunas galerías exponen en más de un sector).

Maribel López, directora de Arco, dijo que un cambio en las fechas de la feria para facilitar un período de instalación más largo puede haber presentado un problema para un pequeño número de galerías, ya que TEFAF también sesiona esta semana en Maastricht, Países Bajos. Sin embargo, Arco tuvo este año 80 postulantes más, y la feria tuvo que rechazar a algunos de ellos para mantener su número de expositores en alrededor de 200.


La feria también ha tratado de mantener los costos bajo control, ante las incertidumbres económicas, señaló López. Para la sección principal, la tarifa por metro cuadrado (aproximadamente 10 pies cuadrados) aumentó en 10 euros (11 dólares) respecto al año pasado a 330 euros (361 dólares). Las galerías menores de cinco años pagan 6.500 euros (7.100 dólares) por un stand completo, y los expositores que desean una trastienda pagan 3.500 euros adicionales (3.830 dólares).

Uno de los puntos fuertes de la feria es su programa VIP, según los expositores. Este año, la feria ha invitado a 350 personalidades internacionales, incluidos coleccionistas privados e institucionales, asesores de arte y 160 curadores. “Es un programa que iniciamos en los años 1990”, dijo López. “De hecho, algunos de ellos ahora viven en Madrid. Es el nuevo Miami”.

No fue difícil ver a coleccionistas y actores de la industria divirtiéndose durante una semana de eventos, cenas privadas y recepciones organizadas por varias embajadas extranjeras en España. Alain Servais, residente en Bruselas, fue visto mezclándose con profesionales del mundo del arte y recorriendo la ciudad en bicicleta por la noche. Ella Fontanals-Cisneros, la filántropa nacida en Cuba y criada en Venezuela que ha llamado a Madrid su hogar desde que compró su primera propiedad aquí hace casi dos décadas, invitó a expertos a echar un vistazo a su colección privada esta semana antes del lanzamiento de su libro autobiográfico. novela, Ella soy yo , este fin de semana.

Jaime Martínez, exdirector de la galería Foro Space de Bogotá, que expuso en Arco el año pasado, asiste ahora como nuevo responsable de la feria Artbo (Feria Internacional de Arte de Bogotá) en la capital colombiana. "Arco desempeña un papel fundamental a la hora de cerrar la brecha entre los mercados del arte europeo y latinoamericano", dijo Martínez. “Sirve como una plataforma crucial para exhibir arte contemporáneo tanto de Europa como de América Latina. Y bueno, Madrid es un lugar muy divertido para estar”.


El empresario farmacéutico porteño Juan Vergez y su esposa Patricia Pearson-Vergez también realizaron visitas privadas a su espacio de recolección en el centro de la ciudad. Su hijo de 26 años, Francisco Vergez, quien el año pasado dejó su trabajo de desarrollo empresarial para seguir una carrera en gestión de artistas y asesoramiento artístico, confía en el futuro de Arco. “El mercado del arte fluctúa, pero Arco va camino de crecer”, afirmó. “No es casualidad que el lunes por la noche se celebraran seis cenas. Es como una pequeña Basilea [Art]”.

La mega coleccionista italiana Patrizia Sandretto Re Rebaudengo tiene una presencia en Madrid aún mayor que en el pasado. Su Fundación Sandretto Re Rebaudengo Madrid ha presentado una elaborada y poética exposición, “Cuando los corderos se levantan contra el ave de presa” del artista Precious Okoyomon, en la histórica Montaña de los gatos en el Parque de El Retiro. Se trata de la primera exposición individual del artista en España, comisariada por Hans Ulrich Obrist, el trotamundos director artístico de las Serpentine Galleries de Londres. Fondazione Arte CRT, la fundación con sede en Turín que ella preside, realizó su primera adquisición en Arco, TBC , una pintura de Tomás Saraceno y un conjunto de 15 dibujos de Abraham González Pacheco por un total de 36.000 euros (39.400 dólares). Las obras se entregarán en préstamo a largo plazo a la Galleria Civica d'Arte Moderna e Contemporanea Torino.

 Inauguración de la exposición de Precious Okoyomon “Los corderos se levantan contra el ave de presa”, presentada por la Fundación Sandretto Re Rebaudengo Madrid, con una figura quimérica animatrónica y una actuación en directo. Foto ©Benedetta Mascalchi. Cortesía de Fundación Sandretto Re Rebaudengo Madrid.
Los precios en Arco son más bajos que en otras ferias de primer nivel, y la mayoría del material de trabajo tiene un precio inferior a 100.000 euros (109.500 dólares). Las ventas reportadas incluyeron un tríptico de medios mixtos por 95.000 euros (104.000 dólares) con imágenes generadas por IA titulado Sunday Union del artista polaco con sede en Bruselas y Cracovia Marcin Dudek, vendido por la galería de Bruselas Harlan Levey Projects a una colección privada de Estados Unidos. La galería también vendió algunas otras obras pequeñas por un precio de alrededor de 3.000 euros (3.300 dólares). La galería suiza Livie, que por primera vez ocupa todo el stand en la feria en lugar de compartirlo con otra galería, vendió varias obras, incluido el cuadro de paisaje Baby pond de Dimitra Charamandas por 10.500 euros (11.478 dólares).

Por primera vez, la Galería 193, de París y Venecia, vendió obras murales del artista Adler Guerrier por alrededor de 12.000 euros (13.400 dólares). El Capitán Petzel de Berlín vendió obras por un precio de entre 5.000 y 250.000 euros (entre 5.500 y 274.000 dólares). La galería P420, con sede en Bolonia, vendió cinco pinturas de su presentación individual del artista galés nacido en Glasgow Merlin James por un precio de entre 10.000 y 30.000 euros (entre 10.931 y 32.795 dólares) a coleccionistas españoles e internacionales. El madrileño Guillermo De Osma, que tiene en exposición un cuadro de Picasso valorado en 2,5 millones de euros (2,7 millones de dólares), vendió varias pinturas figurativas y surrealistas por precios entre 2.000 euros (2.186 dólares) y 5.000 euros (5.466 dólares) del artista español Dis Berlin (n. 1959). Entre sus mayores coleccionistas se encuentra el director español ganador del Oscar Pedro Almodóvar , que ha presentado obras de Berlín en sus películas. El cuadro de Picasso aún no había encontrado un hogar hasta el jueves por la tarde.


A diferencia de muchas otras ferias destacadas, la gama de trabajos que se ofrecen se extiende mucho más allá de las pinturas. No faltan obras conceptuales, e incluso con carga política, tanto del mundo latinoamericano como de Europa. La Galerie Anita Beckers de Frankfurt ha traído de regreso al artista alemán Jonas Englert a Arco este año con la instalación de video con carga política Circles I (26.000 €/28.425 $), que presenta imágenes de archivo de líderes mundiales del siglo XX dándose la mano y dando otros toques corporales. También se exhibe Abacus , del artista español Daniel Canogar, una videoinstalación que extrae datos bursátiles en tiempo real que transforma en hilos que se tejen en un tapiz digital en pantalla.

Vigil Gonzales (de Buenos Aires y Cusco, Perú) presenta al artista puertorriqueño Karlo Andrei Ibarra en el sector caribeño curado. Su serie de obras fotográficas Mano brújula I, II y III (2024, 3.500 dólares cada una) aborda el estado de limbo de la isla debido a su difícil conexión con EE.UU. La galería, que participa por primera vez en la feria, tras participar en la edición online de Arco durante la pandemia, dice que casi ha agotado su stand, donde las obras oscilan entre 3.000 y 10.000 euros (entre 3.300 y 10.900 dólares) en el sector latinoamericano de la feria.

"Ésta es nuestra puerta de entrada a Europa", afirmó Ari Gonzales-Vigil. “Es un ambiente muy amigable para las galerías latinoamericanas. Este es un gran paso para nosotros y nos sentimos atendidos. Los curadores de nuestro sector siguieron acercándonos gente. Esto nos ha dado un gran incentivo para volver el año que viene”.

 

Arte Punta Punta del Este, Uruguay

ArtePunta, una plataforma de noticias y actualidad relacionadas con el arte contemporáneo en las ciudades de Punta del Este, Buenos Aires y el mundo. Nuestro objetivo principal es ofrecer a nuestros lectores una plataforma integral donde puedan encontrar información relevante, inspiradora y de calidad con la interpretación de Marcelo Rozemblum.

Te puede interesar | ArtePunta
reyes-inauguracion-arcomadrid-2023

Mercado de arte en Argentina

Alicia de Arteaga La Nación
ArtePunta

Un mercado nómade busca compradores La lapidaria frase “no hay plata” resuena también en los oídos de los operadores de arte, que han salido al mundo en busca de nuevos clientes